La planta del mes // Octubre

El crotón es una de esas plantas que te lleva el otoño a casa. El más conocido es el multicolor, aunque también hay variedades que tienen solo colores verdes y amarillos.

Pueden escogerse de hojas grandes o pequeñas. También hay variedades de hojas estrechas y rizadas. Se trata de una planta que puede tolerar el sol directo y aunque su nombre oficial es Codiaeum variegatum, el nombre del crotón es bien conocido entre los
consumidores de plantas.

Crotón
Styling Elize Eveleens – Klimprodukties

Origen

El crotón crece en el sudeste asiático y es utilizado como un seto en muchos países. En estas regiones se hace muy alto y se expande como un arbusto leñoso. Como planta de interior lo habitual es encontrar ejemplares desde tamaño medio a tamaño XL.

Su nombre proviene de la palabra griega “Kroton”, que significa garrapata y se refiere a la semilla de la planta, que es similar a este parásito. El crotón pertenece a la familia Euphorbiaceae, que incluye otras plantas de interior populares tales como la poinsettia o la corona de cristo.

Cuidado básicos

  • El crotón prefiere los espacios luminosos, aunque hay que aclimatarla a su sitio primero para prevenir quemaduras en las hojas.
  • Nunca permitas que el sustrato se seque del todo, y trata de regarlo siempre con agua tibia.
  • Al crotón le gusta que lo pulverice con agua, especialmente durante los meses de verano.
  • Puedes retirar las hojas amarillas o marchitas.
  • Si la planta se hace demasiado alta o menos atractiva, puedes podarla. Es mejor hacerlo durante el invierno cuando hay menos luz.
  • Abónala una vez al mes.
  • Sitúala en una habitación fresca, al menos a 15ºC, durante los meses de invierno. De esta manera le permitirás hibernar.
  • Durante los meses de verano puedes sacarla al balcón o al patio, siempre que la temperatura no descienda por debajo de los 15 ºC.