La planta del mes // Enero

El Chlorophytum, también conocido como cinta, malamadre o lazo de amor, es una planta muy habitual en los hogares, y se caracteriza por sus hojas en forma de cintas de unos 20-30 centímetros de largo, las cuales nacen de una roseta basal.

Cuenta con pequeñas y blancas flores, las cuales crecen sobre largos tallos. La cinta es una planta muy decorativa, y en interiores suele ubicarse en macetas colgantes, la forma idónea de lucir su porte, combinándola con otras plantas verdes en maceta.

Chlorophytum

Origen

El Chlorophytum proviene de África meridional, aunque se ha adaptado de tal forma que hoy en día se comercializan en todo el mundo. Esta planta fue una de las estudiadas por la NASA en su investigación sobre plantas purificadoras de aire (NASA Clean Air Study), clasificándola posteriormente como una de ellas.

Elige la tuya

Existen múltiples variedades de esta especie, entre los que destacamos el Chlorophytum comosum ‘Variegatum’, en la que los márgenes de sus hojas son blancos y el Chlorophytum comosum ‘Vittatum’, que al contrario que la primera, cuenta con color blanco en el centro de sus hojas, con los márgenes verdes.

Cuidado básicos

  • El Chlorophytum requiere de un riego moderado, dos veces a la semana en los meses cálidos y una vez cada 10 días en los meses más fríos, procurando siempre no encharcar.
  • Esta planta no requiere de luz directa, aunque dentro de casa es preferible buscarle un espacio luminoso.
  • Hay que mantenerla siempre con temperaturas suaves, la cinta no tolera bien las bajas temperaturas.
  • Abónala cada dos semanas en primavera y verano con un fertilizante indicado para plantas verdes.